[Artículo] ¿A Jugar Afuera Tú?…Ni lo Sueñes

     Hace años largos a mi jamás se me hubiese ocurrido preguntar si podía jugar afuera de mi casa sola. Mucho menos ir al parque que quedaba a solo dos calles.  Jamás me hubiese atrevido a tocar en la puerta de algún vecino a preguntar si los nenes de la casa podían jugar conmigo.

     Para mí, eso eran simplemente historias de las cosas que ocurrían en Puerto Rico en los años de Matusalén. Con el comienzo de las urbanizaciones de acceso controlado y los portones en las urbanizaciones tradicionales, salir a jugar afuera de la casa era como pedir permiso para irse a vivir a la China.

     El jugar afuera estaba reservado para la escuela, ir a volar chiringa al Morro o  las giras al parque Central de Bayamón, donde se encontraba ese avión místico. El Tío Nobel siempre nos advertía de no hablar con extraños y nuestros padres nos recordaban el triste caso de los hermanos Corona.Parque

     Ahora en el campo de los Estados Unidos donde vivo, mis hijas quieren estar afuera todo el tiempo. Las amigas las vienen a buscar a la casa para pedir permiso para jugar y han hozado pedir permiso para quedarse a dormir. Lo primero que pensé fue ¿a jugar afuera tú?, ni lo sueñes. Mis hijas en la calle como todos los demás niños, jamás.

     Al parecer me estoy haciendo vieja o me estoy convirtiendo en mis padres. Pues que se va a hacer. Yo creo que es un poquito de las dos. Yo me crié en el área metro donde a todos sitios se iba en carro (Aclaración, en esos tiempos no existía ni sombra sobre del Tren Urbano). Y la mayoría de los balcones tenían verjas.

     Así que como explicar que mientras todos los niños están afuera jugando, las mías se tienen que quedar en la casa mirando por la ventana como perrito triste. Pues muy sencillo, si quieren jugar afuera van a tener que sufrir. Van a tener que aguantarse de que yo sea la única mamá sentada en el parque velándolas.

     Por ahí no te trepes, que no te vayas tan lejos, que esos nenes no me gustan para que jueguen con ustedes, son algunas de mis frases favoritas. Y ni decir de cuando les pito para que sepan que es hora de irnos devuelta para la casa. Eso es lo maravilloso de ser padre, tu pones las reglas para siempre hacer tu voluntad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s