[Artículo] Un Triste Hot Dog

     Como he tenido un tiempo libre últimamente decidí participar más en las actividades de la escuela de mi hija. Generalmente, siempre coopero enviando dinero o meriendas pero no me preocupo por cómo ni quién organiza las actividades. Por lo que sé siempre todo queda bien y yo no tengo que pasar trabajo.

     Anteriormente, solo había cooperado con la tropa de niñas escuchas a la que ella pertenecía en Virginia, pero nunca a coordinar una actividad. Simplemente iba de chaperona, ya que como quiera tenia que ir a llevarla y a buscarla. Esto debido que la mayoría del tiempo, como muchos padres, estaba trabajando y no tenia forma, ni intensión de escaparme más temprano.

     Hoy fui a la primera reunión para organizar el picnic de fin de clases para el tercer grado. Jamás pensé que iban a haber tantos voluntarios. En total éramos como 10-12 personas.  En mis buenos tiempos probablemente las mismas 3-4 mamás eran las que siempre se encargaban de hacer todo. Eso si, como siempre éramos todas mujeres. Ni un solo padre se ofreció para asistir a la reunión, pero si se que serán muchos los obligados a ayudar.

    Luego de pasar la primera impresión de ser la mas prieta en la reunión comenzamos a escuchar las ideas de los maestros en relación a la actividad. Cuando yo estaba en la escuela nosotros éramos los que planeábamos las actividades junto con los maestros y después le decíamos a nuestros papás lo que queríamos o lo que hiciera falta. Al parecer nuestros hijos no son tan ingeniosos como lo éramos nosotros.

     Si hubiese sido por nosotros, el picnic hubiese tenido desde dj hasta casas de brincos y algodón dulce. Y esto era solo para una fiestecita pequeña de último día de clases. Por lo que veo los tiempos han cambiado porque ahora somos los padres lo que hacemos todo y si a los nenes no les gusta pues mala suerte para ellos. Tal vez es que ya están acostumbrados a que nos gusta mandar.

     Comenzamos como siempre por la comida y las actividades. Y aparenta que los ‘hot dogs’ son el equivalente de los sándwiches de mezcla. De todo el hot dogstiempo que estuvimos en la reunión fue lo único que se les ocurrió; además de mencionar ‘hamburgers’. Piensan acompañarlos con frutas y vegetales. Si fuera por mi, estarían comiendo doritos, papitas, un ‘dip’ de siete pisos mexicano y eso sin contar los pastelillos de carne, queso y guayaba en miniatura.

     Tal vez es que la reunión fue al medio día y me cogió con hambre, pero son tantas las cosas que recuerdo haber comido en las fiestas de mi escuela. Un triste ‘hot dog’ en realidad hubiese sido la última comida que se le hubiese ocurrido a un padre puertorriqueño ofrecernos. Y ni hablar de las bebidas. Cada  estudiante va a tener que traer lo que quiera y vamos a tener agua por si acaso. ¿Dónde están el jugo de parcha, las coca colas y las pinas coladas?

  Para las actividades, al parecer, los nenes van a poder salir un poquito mejor. Les van a permitir jugar libremente o participar de distintas actividades como relevos, juegos de agua y deportes. Por esa parte puedo decir que va a ser algo parecido a los ‘field days’ a los que estamos acostumbrados en Puerto Rico. Lo único que para un solo grado.

     Se preguntarán y que pito toco yo. De que me quejo tanto y en que voy a ayudar. Comencé como siempre de voluntaria para traer un BBQ, pero como venia decidida a ayudar a estos pobres niños pues me ofrecí de voluntaria para el área de manualidades. Algo me tengo que inventar para que ellos puedan hacer después de comer y antes de salir afuera a jugar. Como quien dice, soy la que va a tener que encontrar una forma de calmarlos mientras tanto.

     En la reunión lo único que se me ocurrió fue que pintaran camisas. Cuando yo estaba en la escuela el último día de clases siempre llegábamos con la camisa del uniforme llena de firmas y dibujos. Como ellos no usan uniformes vamos a tratar de conseguir que algunos padres manden camisas para que ellos las puedan decorarlas como deseen. Por lo demás todavía estoy divagando sobre algunas ideas.

     Ya veremos que costumbre puertorriqueña puedo americanizar lo suficiente como para que este grupo de padres la acepte. En realidad yo no recuerdo haber hecho ninguna artesanía en una fiesta. Para eso nosotros tenemos festivales y fiestas patronales. Y no creo que les interese hacer su propio cemí o muñecos con pepitas de mango (esa es una historia para otra ocasión). En realidad como puertorriqueños nosotros estamos acostumbrados a formar el ‘party’ no a que el ‘party’ este hecho para nosotros.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s