[Artículo] A los Siete Años la Conocí: Ruth Fernández

    RuthEn el día de hoy salió la reseña  en el periódico Primera Hora del cumpleaños de Ruth Fernández durante el fin de semana. Realmente no pensaba que ella tuviese más de ochenta y tantos años. Jamás esperé que fuesen 94. A lo mejor todavía la veo a través de los ojos de mi ser a los siete años.

     Muchos aguaceros atrás, cuando era solo una niña tuve la oportunidad de conocer a Titi Ruth . Jamás me imagine que ella fuese una celebridad tan grande para Puerto Rico, esa primera vez que la vi. Para aquella época,  como toda niña, soñaba con ser modelo de pasarela. Convencí a mi abuela y ella me matriculo en la academia de D’ Rose cuando se encontraba en el Condado.

     Para mi graduación de modelaje necesitaba dos trajes. Uno para la graduación como tal y el otro para ser parte de una interpretación de la juguetería. En esa puesta iba a ser una muñeca y quería llevar una Barbie conmigo. Así que tuve la suerte de conseguir una con el pelo negro y la mejor modista en Puerto Rico para esos tiempos. La cual también le hizo un traje igual al mío a la muñeca.

     En la casa/atelier de Monina Salamán fue donde tuvePete &__Ruth_Fernandezla oportunidad de conocer a Ruth Fernández. Nuestras familias son amigas desde hace muchos años y Ruth estaba de visita como siempre los hacia. Tuve la oportunidad de ver como hacían muchos de sus majestuosos trajes. Mientras los adultos tomaban café y degustaban las maravillas que siempre había en la cocina.

     En la casa de Monina también habían bizcochos para bodas, fiestas y agasajos entrando y saliendo del horno. Tuve la oportunidad también de hablar con Ruth Fernández en mi lenguaje de niña sobre todo lo que estaba aprendiendo en mis clases. En realidad yo era la que hablaba por los codos y ella se reía de mis ocurrencias, pero siempre prestando mucha atención.

    Era impresionante llegar a mi casa, encender el televisor y verla vivir sus canciones. Esos trajes que había visto colgando en el atelier le daban la fortaleza a su voz y la hacían ver deslumbrante. Es una tristeza que nuestros jóvenes no tengan la más mínima idea de quien es ella. Es nuestro deber darle gracias por todas las puertas que abrió en el mundo para los puertorriqueños.

     Jamás pensé que algún día escribiría sobre esto. Una visita tan cotidiana es una de las cosas que recuerdo de pequeña. En aquel momento era solo una niña que quería ser modelo, ahora soy solo una soñadora que se deleita con las palabras. Las cuales en las últimos meses se han alineado para describir mis experiencias puertorriqueñas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s