[Artículo] Nuestro Aire Acondicionado

     No podemos negar que una de las cosas que más le llama la atención a los turistas es nuestro calorcito boricua. Por el contrario, es una de las cosas de las cuales más nos quejamos cuando estamos en la Isla. No hay casa en Puerto Rico que no tenga por lo menos un aire acondicionado y un millón de abanicos. Eso si, solo se prenden cuando es necesario porque no hay quien pague la factura de la luz.

     Por ende, es más fácil prender un solo aire y atacuñarse todos en un solo cuarto. Siempre y cuando los nenes no se laaire  pasen entrando y saliendo. Porque entonces  de que vale el esfuerzo de meter siete en una cama de dos plazas. Siempre esta la alternativa de montarse todos en el carro y darle la vuelta a la manzana, pero con el precio actual de la gasolina esa opción es una que ya no se puede ni soñar.

     Pero siempre en el horizonte existe una mejor alternativa. Que mejor que tener aire acondicionado, frio y gratis. A la misma vez hacer uno de nuestros deportes favoritos y para terminar aparentar que estamos haciendo algo productivo. Que mejor que visitar el centro comercial más cercano. De esa manera aprovechamos el aire acondicionado del ‘mall’, nos vamos de‘shopping’ por cosas que no necesitamos y nos vestimos como si fuéramos para la disco por si nos encontramos con nuestros futuro allí.

     Ir al ‘shopping’ a coger fresco es una de las actividades que casi un 100% de los puertorriqueños han hecho alguna vez en su vida. No importa a cual de todos los centros comerciales vayas, siempre va a haber una o dos personas allí solo por el aire. Hasta cuando pasan los huracanes, ellos son los primeros en tener la luz de nuevo. Convirtiéndolos en los poseedores de todos nuestros sueños. No nos tenemos que preocupar por conseguir aire, hielo, ni entretenimiento. Tenemos lo mejor que podamos pedir en un solo lugar.

     Si podemos decir que hay excepciones como los ‘outlets’ de Barceloneta. Una idea de un desarrollador que para mi entender no visitó Puerto Rico lo suficiente antes de hacer sus sugerencias para el diseño. A quien se le ocurre el tener que coger calor entre tienda y tienda. Al menos los precios compensan por el sufrimiento. Pero el tener que montarse en el carro para llegar a la otra esquina no. No hay nada como seguir caminando sin preocuparse por entrar a la próxima tienda para sobrevivir el verano.

     En definitiva, los puertorriqueños sabemos como sacarle ventaja hasta las cosas más simples como el calor. Hacemos que los turistas vayan a la isla por él, mientras nosotros lo evadimos en Plaza. Allá ellos que pagan por venir a pasar calor y a ayudar nuestra economía. Nosotros mejor nos quedamos con el ‘window shopping’ y cuando lleguemos a la casa otra vez a pasar calor, lo bajamos con unas cuantas Medallas o Silver Key Light por lo que he escuchado recientemente.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s