[Artículo] Camping

Midwest Stories: A Puerto Rican on the Road

Days 7 & 8

     Ya no tengo duda de ser una persona de cuidad. En realidad esto de los campings por más facilidades que haya no es lo mío. Y muchísimo menos todo el trabajo que hay que pasar cuando se esta con tanta gente. Gracias a Dios que yo no soy la que esta encargada de cocinar, ni nada por el estilo. Solo estoy de visita y termino explotá todos los días. En definitiva mi lado Corozaleño se encuentra en remisión, si es que no está extinto.

     Se supone que en el séptimo día se descansa, pero para mi fueron ocho horas más en la carretera. Esta vez para viajar de Iowa a Missouri. De las planicies del primero pasamos a las montañas y curvas del segundo. Un poco más y terminamos en Arkansas. No tengo idea de a quien se le ocurre hacer carreteras por estos lares. Parece más un área para escalar que cualquier otra cosa. Yo pensaba que nos habían dado las instrucciones para llegar al fin del mundo.

     Mi último camping en Susua no compara con este. El bosque tiene unas características maravillosas, además de las buenas amistades que me acompañaban. El aire era dulce, el área para acampar estaba preparada para jibaros como yo que creíamos saber acampar. Al menos la caseta no se cayó o se voló en ningún momento. El rio te permitía caminar en el sin ningún problema y la temperatura fue fantástica durante el día y la noche.

     Por otro lado, este camping parece sacado de un libro de cuentos. La temperatura varia a cada momento, se la pasa lloviendo, para llegar al lago hay que ir en mula. Bueno, así le llaman al carro de golf en esteroides que utilizamos. Ya que casi no se puede caminar por las piedras y la inclinación de los matorrales. Al menos el área del muelle y el lago vale la pena verlos. Eso si, nada como las vistas de los nuestros.

     La primera noche solo nos mantuvimos en las cabañas y en el área común ya que llegamos cerca de las 7:30pm. Acá oscurece casi a las 9pm y eso nos dio la ventaja de poder ver el área antes del anochecer. Y ni hablar de todos los sonidos extraños que tiene la noche; parecía película de Freddy. Mis amigos los mosquitos no podían faltar y sus comadres las moscas tampoco. Terminamos haciendo fogata para espantarlos y de paso quemar la basura.

     La mañana siguiente fue una bastante tranquila ya que estaba nublado y llovía un poco. Para variar, me la pase dando vueltas del área comunal a uno de los campers con aire acondicionado y televisión; aunque solo se pueden ver películas. Allá otros que se pusieron a jugar herraduras bajo la lluvia. Mis tiempos de masoquismo pasaron hace mucho.  Luego del desayuno, casi brunch, era hora de irse a cambiar para bajar al lago.

     Por más que trato de entender la teoría de que no importa que este lloviendo porque nos vamos a mojar como quiera, esa idea de ir bajo la lluvia me pareció ridícula. Pero que se le puede hacer contra aquellos que no están acostumbrados a ver agua muy a menudo. Así que para el bote nos fuimos. Allí esperamos que todo el mundo llegara y que aclarara el tiempo un poco. Algunos corrieron jet ski o nadaron, mientras que otros nos quedamos en el bote tomando fotos.

     Cuando decidimos por fin salir, yo me queden en un área del bote donde uno no se moja mucho. Al menos no cuando solo esta lloviznando. Del grupo éramos los únicos que nunca habíamos estado allí, así que nos dieron un breve tour por el interminable lago. Eso sin contar las varias paradas para los intrépidos que querían nadar. Me parece que no les tengo que aclarar que la única agua que toque fue la de la lluvia.

     Luego nos encontramos con otro grupo de personas en otro bote y fue ahí cuando luego de unos cuantos minutos el cielo se torno gris y comenzó a llover mas intensamente. Ya para este punto yo estaba más que lista para volver al aire acondicionado. Pero para los demás era simplemente más agua; así que continuamos el viaje. Seguimos explorando el lago y sus áreas montañosas. En realidad, todo se veía igual para todas partes.

     Ya cuando decidieron regresar era porque la lluvia ya estaba bastante fuerte. En ese momento ya nos estábamos cubriendo con toallas y todo lo que pudiésemos encontrar a nuestro alcance. El viento hacia que el agua llegara a todas partes, así que terminé igual que si me hubiese metido al lago. Y lo triste es que mañana me espera otro viaje en bote y este va a ser más largo. Vamos a ver si no salgo con pulmonía de todo esto.

     Las fotos y los videos que tomé los pondré luego, ya que sigue lloviendo y no estoy en elmood de ir a buscar la otra computadora al carro. Nos vemos mañana!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s