Cuentos de un Alma Llanera II

I

Inés se levantó sobresaltada al sentir un roce desconocido en su piel. Con un grito profundo despertó a Luis Antonio que yacía a su lado luego de una noche larga y fría. Con rapidez, Inés sacudió su pierna y descubrió un pequeño saltamontes que se alejó de inmediato. Ambos se miraron y realizaron que al fin habían logrado escapar de esa cuidad encantada que no les permitía encontrar su ser. Ya casi comenzaba a amanecer, les esperaba otro día de largo caminar sin un destino marcado.

Ellos habían comenzado esta travesía por razones diversas, pero a su vez, los unía el sentido de responsabilidad por las almas que habían dejado atrás. Esas de quien ellos eran la guía sagrada que velaba por su subsistir. Abatidos por el cambio del día a día, caminaron dejando atrás esas calles pequeñas para terminar siendo parte de paisajes sorprendentes; de verdor exquisito y amplios espacios.

Luego de varias horas se detuvieron para admirar la lejanía de la campiña y descansar un poco. Sus piernas comenzaban a flaquear y su espíritu a cuestionar el porqué de su partida. Solo la esperanza de encontrar la respuestas de su ser los mantenía con la frente en alto y el corazón latiente. Al escuchar un sonido lejano, Inés se acercó a Luis Antonio y le susurro en el oído el mensaje que le auguraba el más allá.

CONTINUARA…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s