Cuentos de un Alma Llanera III

I . II . III

Luis Antonio no podía creer las palabras que pronunciaba Inés. Estas eran pequeñas dagas que atacaban su entender. Aturdido aun por esa premonición, volvió a escuchar ese sonido ligero y lejano que había colocado a Inés en el trance de la verdad. Un trance que solo las almas más puras podían alcanzar y de cual muy pocas regresaban. Ya cuando el sonido surgió por tercera vez Luis Antonio recobro su ser.

Este no podía creer lo que pasaba. Solo minutos antes se habían detenido a descansar y el destino le había jugado una mala pasada. Inés sin aviso alguno declamaba la historia aun sin escribir que les esperaba en los próximos días. Luis Antonio no sabía que era peor; si caminar hacia lo desconocido o caminar hacia el futuro que le esperaba sabiendo que no podía hacer nada para cambiarlo. Ya el destino había sellado su palabra a través de los labios de Inés.

Ese sonido misterioso regreso una vez más y con él Inés cayó al suelo como un pedazo de tela que cae de la mesa de su costurero. Como un paño ligero descansaba sobre las pequeñas flores de la campiña. Parecía una sola entidad compuesta de bellos colores al mediodía. Se veía placida y distante cuando Luis Antonio se le acercó. De forma delicada la acogió entre sus brazos y susurro a su oído. Ahora ambos sabían lo que les esperaba en su camino. Uno que terminaría antes de lo previsto.

CONTINUARA…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s