Archives for category: ESPAÑOL

Es triste saber que no se sabe,

pero es peor el lamentar aquello que se quiere.

En algún momento de mi vida,

le abriré la puerta a la felicidad,

para dejar que mis miedos se dispersen en la noche oscura.

Cuanto daría por saber que los labios que beso son mi destino.

Como me cambiaria la vida

si esos que deseo

se posaran el los míos.

Todavía recuerdo

como mi cuerpo sentía

cuando estabas junto a mí.

Ya ha pasado tanto tiempo

que no se si es obsesión o pena

lo que siento.

En algún momento sueños tuve,

pero todos quedaron atrás en las mazmorras.

Ya nada me hace feliz,

ni siquiera el canto de tu voz

de cuando en vez.

Cuando un problema toca a mi puerta,

corro sin respuesta a consolarme en tus brazos imaginarios.

Si tan solo por un segundo fueran mi realidad.

Nunca tuve la oportunidad

de que fueses mío,

pero nunca pierdo la esperanza

de que pasará aunque sea en mis sueños.

Aunque ahora no sabría si en realidad lo deseo,

o si son solo los deseos perdidos de una adolecente en celo.

Si en algún momento he de perder la cordura,

al menos sé que en tí cuento

para mantener lo poco que tengo

en las penumbras del pasado.

Nunca podría pensar

que hubiese pasado

si yo no fuese tan perfecta.

A lo mejor los dos estaríamos atados y sin tener respuesta.

Al menos de esta forma,

yo sé que eres feliz de alguna manera.

Yo también te he remplazado con algunas respuestas

Que en realidad me mantiene sin más.

Cuanto daría para que esta maldita obsesión de lo irreal desaparezca

y me deje verte como un simple mortal.

Por qué será que siempre que recuerdo lo que yo era,

tú eres lo primero que recuerdo.

Sin más, ni más nunca fuimos uno,

aunque nunca entendí el porqué.

Yo siempre estuve dispuesta

y tal vez ese fue el problema.

Que hubiese dado por tomar el riesgo

y ver donde terminaría mi vida.

Tal vez nada hubiese cambiado

o todo lo hubiese perdido.

Lo que tengo no lo quiero perder ya,

aunque aún te deseo.

Como deseo el calor de tus labios

y la tristeza de tus ojos.

Al mismo tiempo no quiero condenar mis recuerdos,

porque son solo lo que yo deseo,

no lo que en realidad tu eres.

El todo de mi universo

y la razón por la cual vivo en el pasado.

Aunque nuestros caminos se crucen

sin más de vez en cuando,

ya no somos los mismos

y tal vez nunca lo fuimos.

Cuando estuvimos cerca formamos un universo paralelo

en el cual nuestros sueños se encuentran atrapados

manteniéndonos atados a lo que nunca fuimos

y llorando lo que nunca seremos.

Cuanto daría por algún día regresar a tus brazos

y encontrar mi ser.

Esa seria la única manera de seguir adelante

y dejar de esconder mi presente de mi pasado.

Aunque él merece lo que a tí quiero dar,

no se como hacerlo.

Tú eres más que el recuerdo de mí

y lo que dejé olvidado.

Tu vida continúa sin mí como si nada,

pero yo nunca pude dejar de pensarte.

Tal vez es por eso que quiero que leas esto,

para saber si reconoces quien fui cerca de ti.

Tal vez no estoy tan equivocada

y en algún momento ocupé aunque fuese un segundo de tu ser.

No quisiera pensar que fui la única que sintió

como hoy siento,

esta obsesión absurda

Cuando estoy contigo,

me encuentro

y cuando te vas,

regreso contigo.

En algún momento antes de que me olvides,

espero me regreses,

para así no seguir perdida

entre lo que no soy y lo que nunca fui.

Tuya…

Por ti lo abandoné todo

y ahora tú me abandonas.

Mis sueños, mi patria

quedaron atrás,

sin quejas, ni remordimientos

te seguí sin más,

solo esperando un te amo

de tus labios,

y una caricia de tus manos.

Por ti lo abandoné todo

y ahora tú me abandonas.

Hoy nos levantamos con la sorpresa del cierre de La Bombonera en el Viejo San Juan.  Al parecer, los establecimientos que definen la cultura del mismo están desapareciendo poco a poco.  Hace algunos meses atrás se anuncio el cierre de la Mallorquina y María’s; dos lugares que todos los que conocemos el caso de San Juan como la palma de nuestra mano vamos a extrañar.

DSC06067En mi caso, me crié entre palos de ron en el Cafetín Celeste, trajes bordados a mano por Doña Carmen, las cerámicas de José Flores, los sermones de Padre Bernal en la Iglesia San Francisco y las pinturas en la Galería Labiosa todos los fines de semana en elCallejón de la Capilla. Cuando pequeña solo se me permitía estar en él desde la San Francisco hasta la Fortaleza.

Luego de muchos años de suplicas tuve la oportunidad de explorar el Viejo San Juan a mi paso.  Casi todos los días caminaba las calles y callejones en busca de algo interesante que hacer.  Uno de mis pasatiempos favoritos era ir a comer en lugares diferentes cada vez que podía.  La Bombonera era uno de los lugares que visitaba en ocasiones especiales.

A finales de los noventa, mis viajes por el Viejo San Juan fueron interrumpidos ya que al igual que La Bombonera, mi familia tuvo que cerrar el negocio que había estado en nuestra familia por casi medio siglo. Luego de varios cambios de local en el Callejón, no nos quedó más remedio que entregar la llave al igual que lo estará haciendo La Bombonera en los próximos días.

También muchos de los pequeños negocios del Viejo San Juan se mantiene a flote con las visitas de la gente local y no con las de los turistas.  Las personas que viven y trabajan en el allí son los que verdaderamente permiten que estos negocios estén disponibles para el disfrute de todos.  A los turistas se les puede considerar como ganancias adicionales. Desafortunadamente, ambos grupos han declinado a través de los años forzando el cierre de estos lugares históricos.

Además, los dueños de los edificios son los que tienen la última palabra a la hora de permitir el desarrollo de los negocios.  Hay que tomar en consideración que ellos también necesitan el dinero para mantenerlos, pero muchas veces toman decisiones basadas solo en el dinero y no en las personas que serán afectadas con estas decisiones, que al final son los empleados que han dedicado toda su vida al servicio del público.

Este es el momento el cual todos nos debemos preguntar ¿Qué vamos a hacer Puerto Rico?  Es tiempo de que tomemos en consideración la importancia del comercio local y lo que esto implica para el beneficio de todos.  Los cierres no están ocurriendo solo en el Viejo San Juan, si no a través de toda la isla.  La comodidad y los precios que nos proveen las grandes compañías y su aire acondicionado nos han hecho olvidar la importancia de la relación familiar que se respira en los pequeños negocios.

Ahora solo nos queda recordar lo que es La Bombonera y todos esos otros lugares que han sido parte de nuestra cultura y que desafortunadamente están desapareciendo debido a la economía del país y la falta de educación cultural de los diferentes gobiernos que ha tenido (tiene) la isla.  En algún momento tendremos que despertar y retomar nuestra cultura.

¡Despierta Boricua!

Follow

Get every new post delivered to your Inbox.

Join 324 other followers